Saltar al contenido

Remedios caseros para fuegos en la boca

octubre 6, 2015
Remedios caseros para fuegos en la boca
Remedios caseros para fuegos en la boca
1 (20%) 1 vote

El fuego labial es mejor conocido como herpes labial, es causado por un virus del herpes simplex regularmente del tipo 1, el cual regularmente se contagia mediante la utilización de elementos contaminados como cucharas, cuchillas de afeitar, toallas e incluso se puede contagiar mediante un beso con una persona que lo padezca.

Remedios caseros para fuegos en la boca

El brote de fuego pasa regularmente por 5 etapas que son hormigueo, ampolla, drenaje, formación de costra y finalmente su curación. La fase mas contagiosa es cuando la ampolla se revienta y drena el liquido. Los primeros síntomas regularmente se presentan a la primera o segunda semana después del contacto con una persona infectada, algunos de los síntomas son comezón, sensación de ardor, hormigueo, ampollas, costras amarillas y fiebre ocasional. Es importante saber que el virus puede permanecer en el organismo y posteriormente reaparecer. Regularmente el tiempo de duración de el fuego labial es de 6 a 12 días.

[ads1]

El fuego labial en la actualidad se puede tratar mediante el uso de remedios caseros como los que a continuación te vamos a recomendar.

Hielo. 

Aplica sobre la zona infectada una bolsa de plástico llena de hielo envuelta con una toalla con la finalidad de reducir la inflamación. Se recomienda aplicar este remedio a la primera sensación de hormigueo.

Te negro. 

El te negro es eficaz para este tipo de padecimientos, para este remedio simplemente se recomienda colocar una bolsita de te negro sobre el área afectada durante 15 minutos para reducir el ardor.

Tomate y áloe vera. 

Para este remedio se recomienda limpiar la zona infectada diariamente con la pulpa de un tomate y posteriormente aplicar la pulpa de una penca de sabila para ayudar a secar el área infectada.

Aceite de ricino. 

Para este remedio se recomienda empapar un pedazo de tela o algodón con un poco de aceite de ricino, el cual se aplicara directamente sobre el área infectada para ayudar a matar el virus.

Jugo de limón.

Para este remedio se recomienda aplicar directamente sobre el área infectada unas cuantas gotas de jugo de limón para combatir la infección. Se recomienda aplicar al menos 3 veces al día.

Ceniza de cigarro. 

Para este remedio se recomienda aplicar directamente sobre el área infectada un poco de ceniza de cigarro para ayudar a secar la ampolla.

Miel con vinagre. 

Para este remedio se recomienda mezclar un poco de miel con vinagre y aplicarla directamente sobre el área infectada con la ayuda de un algodón o tela.